El Ministerio de Defensa de Corea del Sur afirmó hoy que llevará a cabo sus próximas maniobras militares conjuntas con Estados Unidos «con discreción» debido al actual proceso de diálogo con Pyongyang, que ha expresado su rechazo a estos ejercicios.

Las maniobras «se realizarán con normalidad y en línea con el plan anual, pero aplicaremos discreción en el proceso de promoverlas o hacerlas públicas», dijo hoy el portavoz el Ministerio Lee Jin-woo, en declaraciones a los medios surcoreanos recogidas por la agencia de noticias Yonhap.

El ministro surcoreano de Defensa, Song Yong-moo, y su homólogo estadounidense, James Mattis, acordaron la necesidad de llevar a cabo estas maniobras habituales con un bajo perfil público, durante el foro de diálogo Sangri-la celebrado la víspera en Singapur, según el portavoz.

No obstante, la misma fuente añadió que Seúl y Washington no contemplan por el momento reducir la escala de los ejercicios Ulchi Freedom Guardian, uno de los mayores que los aliados realizan cada año, y que tienen lugar en verano.

El domingo, Corea del Norte volvió a condenar estos ejercicios militares, que considera una simulación de invasión de su territorio, e insistió en que son contrarios a lo acordado por ambos países en su histórica cumbre de abril.

En un editorial del principal rotativo norcoreano, el Rodong, Pyongyang criticó los planes de Seúl de participar junto a Washington en los ejercicios combinados de la cuenca del Pacífico (RIMPAC, siglas en inglés) y Ulchi Freedom Guardian.