Por Raúl Campoy Robles
Navojoa, Sonora. Desde la presidencia de Lázaro Cárdenas, México ha contado con gobiernos de derechas tradicionalistas y neoliberales, de alternancias que, este 2018 con el triunfo de MORENA permitirá cambiar el curso de la historia con Andrés Manuel López Obrador, convertido ahora en el primer presidente de izquierda desde el cardenismo.
El cambio se veía venir desde la víspera, el hartazgo ciudadano se manifestó en la gran mayoría de los municipios mexicanos a través de un voto arrollador que sentará las bases de lo que será México a partir de que el sucesor del presidente Enrique Peña Nieto se disponga a cumplir sus promesas de campaña para lograr el país que se ha propuesto, al menos de manera gradual llevarlo a mayores estadios de bienestar en un marco de competitividad internacional.
La alternancia ideológica, lleva implícita la participación ciudadana, el votante ha de estar consciente que no solo votó para propinar un castigo al actual sistema de gobierno sino que, también ha de ser cauto y atento para que López Obrador cumpla y se gane la confianza de un pueblo que ha depositado sus esperanzas de cambio en un contexto en donde la palabra corrupción huele peor que una cloaca y, representa una fuerte bofetada a la economía de millones de familias que aún viven en la pobreza.
Qué decir de millares de trabajadores de los diversos rubros sobre todo de clase media que ya no aguantan un sistema político que siempre prometió y en escasas ocasiones cumplió. Me refiero a obreros, profesionistas y técnicos que, no obstante sus esfuerzos y formación académica ha visto minada cada vez más su economía y esperanza de vivir con decoro y dignidad.
La gran mayoría de los profesionistas egresados de las distintas universidades no se dedica a ejercer su profesión por falta de oportunidades en un México que privilegia a unos cuantos. Las reformas estructurales encabezadas por el presidente Enrique Peña Nieto, no rindieron los resultados que prometió, al menos, en el corto plazo. Reza el conocido refrán: para muestra un botón y es que, la reforma energética lejos de beneficiar la economía de las familias mexicanas, la saqueó con el encarecimiento gradual de la gasolina, el diésel, el gas y la energía eléctrica y por consecuencia de los alimentos y otras mercancías y servicios.
El problema del huachicoleo pareciera no tener solución; no obstante puede resolverse con la aplicación oportuna de la ley y la participación de las fuerzas federales que, más que defensoras de los intereses de la nación evidencian corrupción o miedo a los delincuentes. Que decir de la ola de violencia que azota todo el país, las estadísticas hablan por sí mismas para ofrecer un panorama claro de que la situación que impera bajo el mandato del presidente Enrique Peña Nieto ha sido peor que la de sus antecesores Vicente Fox y Felipe Calderón, ambos expresidentes de origen panista. En tanto, la reforma educativa humilló en su orgullo a los docentes mexicanos y a la fecha ha sido marco de discordia entre el magisterio nacional y las autoridades federales.

Lo anterior representa, solo un aspecto del hartazgo de las familias mexicanas en torno a un sistema de gobierno que durante 78 años ha intentado de manera incipiente lograr que México despegara hacia mejores niveles de bienestar en todos los rubros, llámese, económico, político, social y cultural; pero sobre todo económico, el motor que mueve a los jefes y jefas de familia a buscar el pan de cada día, además de la preparación académica que en consecuencia permitirá forjar un mejor futuro a sus hijos, los futuros profesionistas y empresarios de una nación que el pasado primero de julio emuló una revolución armada.
Si, una revolución ideológica cuya arma fue la credencial de elector que permitió votar por un cambio esperanzador que puso muy en alto el nombre de las instituciones nacionales como el INE y los consejos estatales y municipales electorales. En este marco, debo decirlo, los medios de comunicación desempeñaron un papel muy importante, sin dejar de lado las redes sociales y los portales electrónicos soportados en internet.
En este contexto Claudia Pavlovich Arellano, la gobernadora de Sonora, manifestó públicamente su voluntad de continuar trabajando con respeto institucional a los diferentes poderes y niveles de gobierno. Sus palabras las respalda en virtud que su carrera política se ha desarrollado en un ambiente de pluralidad, por lo que en esta nueva etapa de la vida de Sonora, no será la excepción, por el contrario, la jefa del ejecutivo estatal ha de procurar como lo ha hecho desde el principio de su mandato, mejorar la calidad de vida de los sonorenses.
A nivel de la región del mayo, es importante destacar que la gran mayoría de los municipios fueron ganados por los candidatos de MORENA, y ya los triunfadores recibieron su constancia de mayoría por la autoridad electoral competente. Se informó que solo el PRI conservó la plaza en Álamos con Víctor Balderrama Cárdenas y la perdió en Huatabampo cediendo la oportunidad al PAN con el abanderado que ha pasado a la historia de la Tierra de los Generales por convertirse en ganador de tres campañas proselitistas continuas, me refiero Ramón Díaz Nieblas, el médico veterinario que ha sabido ganarse las simpatías de los huatabampenses gracias a su trabajo, responsabilidad y don de gentes.
En Etchojoa el PRI cedió la victoria a MORENA convirtiéndose en alcalde electo Jesús Tadeo Mendívil; en Navojoa, el PAN se convirtió en la tercera fuerza política y cedió el primer lugar a la maestra Rosario Quintero Borbón, al ser electa por abrumadora mayoría y pasar a la historia de la Perla del Mayo como la primera mujer electa emanada de MORENA, partido que por vez primera arrebató el triunfo al PRI, ahora convertido en segunda fuerza política.
Ahora los candidatos y candidatas ganadores en los municipios referidos incluyendo los nuevos diputados y diputadas locales, la diputada federal por el séptimo distrito, Hildelisa Gonzáles Morales; los senadores por Sonora y el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, han logrado ganar un lugar en la historia de la república mexicana y sobre ellos estarán atentos los ciudadanos que de forma pacífica han ganado una nueva revolución mexicana, por llamar de alguna manera al proceso electoral 2018 que marcó la vida política de México.
La gran mayoría de votantes ya aguantaron lo que tenían que aguantar y ahora esperan verdaderos resultados de un nuevo gobierno que llegó para lograr el cambio que durante décadas se ha esperado con el propósito de cambiar la economía de las familias mexicanas; desde ahora los nuevos gobernantes con López Obrador a la cabeza no deben olvidar su origen, ni perder el piso al conducir un gobierno como lo han hecho sus predecesores perredistas, petistas, de movimiento ciudadano, priistas, panistas y panalistas, porque de seguir el mismo camino, el del engaño, el de la simulación, el de patear el bote, el de dejar hacer dejar pasar.
Como quiera llamarlo el ciudadano que percibirá desde la víspera que es más de lo mismo y que las nuevas autoridades le han jugado el dedo en la boca; entonces y luego entonces, habrán de exigir al presidente Andrés Manuel López Obrador, y con justa razón que cumpla su palabra, de lo contrario será en las urnas, en el mejor de los casos, en donde se desahoguen las pasiones propinando nuevamente un voto de castigo para ceder la oportunidad al candidato o candidata que sigue. En tanto, que los nuevos gobernantes aprovechen esta oportunidad para cambiar para bien la historia de la república mexicana. Al menos un sexenio les permitirá sentar las bases del futuro del México que todos los mexicanos sueñan en el marco constitucional.
Amables lectores, el país ya no está para experimentar con gobernantes que prometen mucho y hacen poco, o no hacen nada, México reclama de gobernantes con los pies bien puestos sobre la tierra, de hombres y mujeres con los pantalones bien puestos para servir a la nación y no para servirse de ella. Al tiempo apreciado votante, al tiempo. Usted tiene la última opinión respecto al proceso electoral 2018 y acerca del resultado del trabajo de los nuevos candidatos y candidatas electos. Será en el 2021 y en el 2024 cuando se escriba una página más en la historia de México.

Por su atención gracias.