Bernardo Elenes Habas
Es evidente que el virtual alcalde de Cajeme, Sergio Pablo Mariscal Alvarado, construirá nuevos puentes por donde transite el progreso social, económico y de servicios para el Municipio. Pero también, su alma progresista.
Así lo dejó establecido durante su campaña, en la esencia de sus discursos, donde la forma y el fondo giraron no en torno a revanchismos y extremos partidistas, sino manteniendo la visión clara y madura de abrir nuevos horizontes para esta comunidad de trabajo y de asombros.
La formación académica e ideológica de Sergio Pablo, su trazado humano demostrado con un amplio currículum de logros universitarios y de investigación puestos al servicio de Sonora, permiten apreciar su vocación por el equilibrio de fuerzas positivas, con capacidad para valorar las capacidades ciudadanas de personas con disposición de servir a su comunidad.
El alcalde electo, a estas alturas ya revisó el organigrama funcional del Ayuntamiento que estará a su cargo a partir del 16 de septiembre, y tengo la certeza que se ha encontrado con empleados con capacidades sobradas y honestidad probada en el desempeño de sus labores; quienes, desde diferentes dependencias conforman la fuerza de trabajo, la dinámica que le confiere vida al segundo Municipio en importancia y valor de la Entidad.
Existen, por supuesto, empleados municipales que podrían aportar sus conocimientos y su lealtad en beneficio de la institución municipal, sin llegar a los extremos de reinventar la estructura interna, lo que obligaría a lapsos de aprendizaje y capacitación, que, ciertamente, mermaría la necesidad de acción inmediata para lograr la transformación que se requiere.
Sólo pondré un ejemplo, de ese tipo de empleados que no son, por supuesto, funcionarios, sino trabajadores de confianza, como es el caso de Cristóbal Blancas Virgen.
Cristóbal, desde 1967 se ha venido desempeñando en diferentes puestos del servicio público como Telégrafos Nacionales, Subdelegación de Pesca, Sub Delegación Estatal de Servicios Sociales y Culturales, vocalía del Registro Federal de Electores Cajeme, donde se tituló dentro del Servicio Profesional Electoral y galardonado como el mejor empleado federal en Sonora. Actualmente se desempeña en el Ayuntamiento como Coordinador Administrativo de Regidores, donde ha realizado un papel amplio, plural, democrático y respetuoso de siglas, colores e ideologías, sin haber dejado de laborar un solo día, además de tener un amplio reconocimiento por su trayectoria laboral de parte de los cajemenses.
Así como Cristóbal -quien me honra con su amistad-, hay en la estructura municipal gente con capacidad, que llevan en su formación ética y en su actitud positiva, disposición para servir a los verdaderos mandantes del Municipio: la ciudadanía, y que, en verdad, merecen ser valorados en su devenir como empleados municipales por su vocación de servicio…
Le quitó, el Congreso del Estado, ante solicitud de la gobernadora Claudia Pavlovich, presión a la caldera en que se ha convertido el parlamento local, luego del anunciado proceso de reformas a la Constitución Política de Sonora, con amplia actitud para beneficiar al Poder Ejecutivo, sin el debido equilibrio de fuerzas que también merece el Legislativo.
El presidente de la Diputación Permanente, Rafael Buelna Clark, hizo referencia en un comunicado, que se atiende la solicitud de la gobernadora de no discutir la iniciativa de reformas en atención a las inquietudes ciudadanas.
De tal manera que ese proceso no se detiene, sino que entra a una etapa de mayor análisis y socialización, lo que permite sopesar que el llamado “golpe legislativo” mantiene su raíz, misma que no se ha extirpado y puede prender de nuevo.
Tal vez por eso, no está de menos el posicionamiento del diputado federal electo por el Distrito 06 Cajeme, Javier Lamarque Cano, cuando afirma, sabedor de que el peligro no ha pasado, en un mensaje dirigido a la gobernadora Pavlovich, donde establece que “Durante años, miles de sonorenses hemos luchado para lograr la transformación de este régimen corrupto y caduco que ha traído tantas desgracias a nuestro pueblo: Este esfuerzo ha fructificado. No obstante, usted, ahora intenta vulnerar la voluntad popular expresada en las urnas el día 1 de julio. Si persiste en ese propósito, tal vez obtenga una victoria pírrica, pero le aseguro que se va a arrepentir, usted, los diputados de su partido y sus aliados panistas. Primero porque finalmente se quitaron la máscara ante la ciudadanía para mostrarse tal cual son, y el juicio popular no los va a perdonar. Y, segundo, porque usaremos toda la fuerza de la ley del Estado para revertir su intento de golpe legislativo y, en su momento, castigar severamente su crimen en contra de la democracia y la voluntad popular”.
Le saludo, lector.