Bernardo Elenes Habas
Son varios los proyectos que se dispone a impulsar desde la LXIV Legislatura, el diputado federal electo por el Distrito 06 Cajeme, Javier Lamarque Cano.
Durante su campaña de proselitismo en pos de un escaño en San Lázaro, de las exposiciones sociales más recurrentes que recibió por parte de las familias en ese proceso, fue el caso de las altas tarifas eléctricas.
Lo constaté algunas veces, cuando acompañé a Javier en sus prolongados recorridos, porque el ahora virtual diputado federal, fiel a su congruencia, jamás buscó refugiarse con las encuestas que día con día registraban y anunciaban el triunfo del candidato a la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador; por el contrario, en jornadas extenuantes por barrios, colonias y comunidades rurales, promovía sin descanso, primero el voto a favor de AMLO, y, por supuesto, para sus aspiraciones de legislador, desde la trinchera político-social de Morena.
Estas acciones las recuerdan bien sus coordinadores de trabajo de campo y contacto directo con la ciudadanía, Andrés Salas Sánchez, Héctor Rodríguez Camacho, Fructuoso Méndez Valenzuela, Pedro Contreras; su suplente Fernando González Meza, Mariana Castro quien se desempeñó en comunicación social, entre otros integrantes de su equipo.
En ese devenir, las voces angustiadas de las madres de familia, de los trabajadores del campo y la ciudad, se multiplicaban pidiéndole que una vez que lo convirtieran en legislador con sus votos de pueblo –logró más de 90 mil sufragios, el mayor porcentaje en Sonora para diputados federales-, promoviera que los cobros por el uso de energía eléctrica en los hogares, fuera acorde a las necesidades sociales de la gente.
Y es que en Cajeme, todos lo sabemos, cuando llega el verano –estación climática que en la región absorbe a la Primavera y parte del Otoño-, se utiliza el fluido eléctrico en demasía, como único recurso para controlar a través de equipos de refrigeración las temperaturas de lumbre que dañan la salud y se convierten en destino inexorable de vida o muerte.
El ex alcalde, fue más allá de las peticiones de los habitantes del Municipio, incorporando en sus propuestas legislativas 2018-2021, luchar desde la Cámara Baja porque se logre, además de tarifas socialmente aceptables, un acto de justicia verdadera para la gente de la tercera edad y para aquellos que presentan discapacidad, promoviendo que se incluyan, por ley, en las facturas de la CFE, descuentos para este importante segmento de la población, como ya se hace en el transporte público federal, consumo de agua potable en algunos municipios, entre otras prerrogativas.
Javier Lamarque es un hombre de palabra. Y, dado la cercanía de amistad y colaboración profunda con AMLO y su proyecto de país, a estas alturas ya le habrá planteado su trazado social, mismo que de lograrse podría tener vigencia no sólo para Cajeme y Sonora, sino, por su fuerte raíz justiciera, para el país.
Buscará, también, el anhelado sueño de los sonorenses y los mexicanos, de lograr el libre tránsito por la Cuatro Carriles, como lo define la Carta Magna, sin las fiscalizaciones abusivas de las casetas de cuota impuestas por CAPUFE. Cajeme está sitiada por tres módulos de cobro, y existe la perspectiva de uno más.
Irá, Lamarque Cano, por reformas a la Ley de Infonavit, para liberar de la deuda histórica a miles de derechohabientes, quienes, no obstante pagar y pagar sus cuotas durante años, el crédito recibido no amortiza, sino que, inexplicablemente crece.
Y no olvida que el acecho de los tiempos, pérdida de valores e influencias negativas y drogas, destruyen los caminos de la juventud; por ello, coordinadamente con los diputados locales electos como Ernestina Castro, promoverá alternativas limpias para las nuevas generaciones a través del arte, la cultura, deporte, sistemas de aprendizajes de artes y oficios, construyendo así, puentes luminosos y saludables para los muchachos y muchachas del municipio, a quienes, la delincuencia, el crimen organizado, las injusticias, no les han arrancado sus sueños limpios y valiosos.
Le saludo, lector.