(Tomado de JOSECARDENAS.COM)
“Se van a quedar con las ganas los que están pensando que le vamos a fallar al pueblo”, arengó el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, en el quiosco del malecón de La Paz, Baja California Sur, en su segundo día de la gira del agradecimiento.
Luego de que empresarios afirmaron que el país no se encuentra en bancarrota, como afirmó López Obrador, y que el comentario pudo haber significado que no podrá cumplir todas las demandas porque no hay recursos para ello, el presidente electo exclamó: “¡Tengan confianza! No voy a traicionar al pueblo, no les voy a fallar. No me confundan, no soy como los de antes. A mí me pueden llamar peje, pero no soy lagarto”.
Sin una mención directa a alguien en específico y ante cientos de personas en La Paz que gritaban en contra de la operación de una mina en aquel municipio, López Obrador indicó que ya no puede hablar como lo hizo en campaña y ahora se tiene que autolimitar para cuidar la investidura presidencial.
“Hay algunos que sacan su bandera porque creen que nos van a rebasar. ¡No! Nosotros siempre los vamos a rebasar por la izquierda, siempre, que no vengan aquí a aparentar que son muy radicales cuando siempre han sido conservadores. ¿Qué es ser de izquierda, qué es ser radical? Es luchar en contra del régimen de opresión, de injusticias ¿y qué hemos hecho nosotros? Eso precisamente, luchar en contra de la corrupción de México”.

Fuente: El Economista