Por: Andres Humberto Montaño A.

En una muy buena pelea la cual desde mi punto de vista estuvo muy pareja, el Tailandés Wisaksil Wangek retuvo el cinturón que lo avala como Campeón Mundial Súper Mosca del CMB, una pelea que juzgaron, para mi punto de vista, de manera muy rigurosa a favor del oriental quien recibió todos los rounds ganados por dos jueces y tan sólo un juez le dio a favor 3 rounds al mexicano.
Irak Díaz, como lo había prometido, hizo una guerra sobre el ring, en un primer round donde entró directo a intercambiar golpes –pienso que para probar al campeón–; posteriormente hizo una pelea muy inteligente ante el que es considerado el mejor libra por libra de los súper moscas del orbe, entrando golpeando y saliendo peleándole al tú por tu a este durísimo peleador.
“El Magnífico” salió con un corte de pómulo derecho que no le causó problemas en la pelea y posteriormente fue cortado de la ceja izquierda por un cabezazo accidental. Como había dicho, no dejó nada en el vestidor, dio su máximo esfuerzo mandando a la lona en dos ocasiones al campeón, sin embargo fueron contabilizadas como resbalón las dos caídas; aun así debieron ser contadas como caídas legítimas, ya que en las dos hubo golpe sólido de por medio, algo que el réferi no vio o no quiso ver.
Si bien podemos decir honestamente que el de la Colonia Valle Verde tenía pocas posibilidades, aquí demostró que está para grandes cosas; los expertos decían que no saldría parado, pero ir a pelear a la casa del Srisaket Sor Rungvisai donde tenía todo en contra, salir parado y meterle las manos a este monstruo boxístico no es cualquier cosa, no sé qué pelea vieron los jueces quienes, como mencioné antes, no favorecieron en las tarjetas al cajemense, que si bien estaba programado darle la victoria a Rungvisai, no deberían hacerlo de manera tendenciosa y descarada, pero es lo que se estila y quizá por cuestiones monetarias los organismos, en este caso el CMB presidido por el mexicano Mauricio Sulaimán, quedan mucho a deber ya que si puso jueces orientales debería ser imparcial y poner por lo menos un juez mexicano; en fin pero así se maneja el mundo boxístico.
COMO RESUMEN PUEDO DECIRLES: CIUDAD OBREGÓN ESTÁ ORGULLOSO DE TENER ENTRE SUS HABITANTES A UN PELEADOR DE CLASE COMO SE MOSTRÓ “EL MAGNÍFICO” DÍAZ, QUIEN DIO UNA PELEA MUY LIMPIA, MOSTRÁNDOSE COMO UN EXCELENTE DEPORTISTA, TODO UN CABALLERO SOBRE EL RING, QUE MOSTRÓ GALLARDÍA, PUNDONOR, ALEGRÍA Y SE MERECE EL RECONOCIMIENTO DE TODO EL PÚBLICO, AUNQUE LOS JUECES DIERON GANADOR A RUNGVISAI, IRAK DÍAZ TAMBIÉN GANÓ EXPERIENCIA, RESPETO Y PIENSO QUE HASTA OTRA OPORTUNIDAD DE ÍNDOLE MUNDIAL; ESPEREMOS SE DÉ PRONTO ESA OPORTUNIDAD. EL TAILANDÉS TENÍA QUE DEMOSTRAR POR QUÉ ES CONSIDERADO EL MEJOR LIBRA POR LIBRA DE SU DIVISIÓN Y CREO QUE LE FALTÓ, PORQUE NO LO VI DOMINANTE, LO VI CAER, NO VI QUE ARRASARA AL OPONENTE EN UN TERRENO PROPIO. QUIZÁ LE HUBIERA ALCANZADO PARA LLEVARSE LA VICTORIA EN DECISIÓN, PERO NO CON LAS PUNTUACIONES QUE DIERON Y SI ME APURAN UN POCO, A LO MEJOR POR LA VÍA MAYORITARIA.
POR MI PARTE, NO ME QUEDA MÁS QUE DECIR “FELICIDADES A IRAK “EL MAGNÍFICO” DÍAZ, A SU GRAN EQUIPO; HICIERON UN GRAN TRABAJO, Y COMO SIEMPRE DIGO, LO MEJOR ESTÁ POR VENIR. DEMOSTRASTE LO QUE LE FALTA A MUCHOS PELEADORES CONTENDIENTES A UNA PELEA DE TITULO MUNDIAL, QUE SE CAEN ANTE EL NERVIOSISMO DE VER UN PÚBLICO Y JUECES LOCALISTAS; NO NADA MÁS SALISTE PARADO, SALISTE EXIGIENDO UNA VICTORIA Y ESO NOS DICE QUE ESTABAS LISTO PARA SEGUIR EN LA GUERRA Y CLARO QUE ESTAS LISTO PARA OTRA BATALLA. PARA LOS QUE DICEN QUE NO SE PUDO, AÚN EN LA DERROTA PUSISTE TU NOMBRE Y EL DE MÉXICO, EL DE CAJEME, EL DE TU BARRIO, EN ALTO. ¡FELICIDADES NUEVAMENTE, ORGULLO DE LA VALLE VERDE!