(Tomado de JOSECARDENAS.COM)
El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), tendrá al arranque de su sexenio una bolsa de más de 327 mil millones de pesos en fondos de estabilización para ‘blindar’ los ingresos presupuestarios, en caso que estos sufran disminuciones respecto a lo estimado en la Ley de Ingresos.
Esta cifra, que equivale a 1.5 por ciento del PIB y 13 por ciento de los ingresos presupuestarios observados a junio de este año
El Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) reportó un saldo de 252 mil 525 millones de pesos a junio de 2018, mientras que el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas (FEIEF) registró un saldo de 74 mil 860 millones de pesos, de acuerdo con los datos más recientes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).
El saldo total de ambos fondos es de 327 mil 385 millones de pesos, cantidad que equivale a 1.5 por ciento del PIB y 13 por ciento de los ingresos presupuestarios observados a junio de este año.
Al inicio del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, en 2012, el saldo conjunto del FEIP y del FEIEF sumó 30 mil 922 millones de pesos.
Hacienda indicó que el FEIP, el fondo con mayor saldo en 2018 podrá utilizarse ante la disminución de ingresos petroleros, así como de cara a una menor recaudación de impuestos, derechos, productos y aprovechamientos que no tengan finalidad específico, con el fin de propiciar condiciones que permitan cubrir el gasto previsto en el Presupuesto de Egresos.
El panorama económico que tendrá López Obrador en 2019 presenta como posibles factores de riesgo un menor dinamismo ante políticas proteccionistas globales, la normalización de la política monetaria en Estados Unidos y medidas similares en otras naciones y los efectos de la reforma fiscal de ese país.
Maritza Rosales, exinvestigadora del Instituto Belisario Domínguez del Senado, señaló que de materializarse esos riesgos, podría ser afectado el desempeño económico y la estabilidad financiera del país, sin embargo, los fondos son instrumentos que pueden hacer frente a la turbulencia en caso de que los ajustes al gasto público no fueran suficientes.
En el caso del FEIP, la experta explicó que ha tenido como destino principal la contratación de las coberturas petroleras y, particularmente, en 2002, 2009, 2015 y 2016, transfirió recursos al gobierno federal para compensar caídas en los ingresos públicos, derivadas de menores precios del petróleo y plataformas de exportación bajas con relación a lo pronosticado.
“Se pueden usar para solventar lo que se necesite, la ley no pone limitaciones, es decir, si se cayeran los ingresos y el gobierno tiene que pagar nómina de maestros o de trabajadores de salud, pues de ahí se pueden tomar recursos para cubrir la caída de ingresos del gobierno federal”, apuntó Rosales, autora del análisis ‘Fondos para enfrentar los riesgos económicos de México en 2018’.
Luis Foncerrada, exdirector general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), indicó que los fondos de estabilización sólo deberían usarse ante la caída de los ingresos por el precio del petróleo o una recesión, “esos dos factores justificarían el uso de los fondos, pero no se deberían utilizar para complementar la falta de recursos por un exceso de gasto público”.
Por otra parte, Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), expuso que los fondos son para tratar contingencias por el lado de los ingresos, es decir, si se planeó mal el gasto público no se podrían tocar los fondos de estabilización, pero si se tiene algún choque por el lado de los ingresos petroleros, sí.
“Si el gobierno pronosticó mal sus gastos, no pueden usar esos fondos, pero si se sobreestimaron ingresos y por alguna razón no se cumplieron, hay cierto margen y a partir de una banda, entran los fondos”, anotó.

Fuente: El Financiero