El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sonora, destaca en el marco del Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) a conmemorarse el 21 de noviembre, que los factores de riesgo más comunes para desarrollar esta enfermedad son el humo de cigarro, la exposición al humo de leña, carbón o petróleo.

El Coordinador Clínico de Educación e Investigación en Salud del Hospital General de Zona (HGZ) No. 2 en Hermosillo, Jorge Luis Santiago Córdova, destacó que al mes se atienden entre 60 y 70 pacientes que presentan este tipo de diagnóstico.

“De las 10 o 15 consultas habituales de medicina interna, al menos dos son de EPOC, dado que la prevalencia va en aumento por la exposición prolongada a ciertos polvos en el trabajo, como químicos, pinturas y solventes, además de aire contaminado en ambientes cerrados y abiertos”, subrayó.

El médico internista detalló que en el IMSS se tiene el objetivo de promover una mayor comprensión de la enfermedad y brindar mejor atención a los pacientes que sufren de ese trastorno pulmonar caracterizado por la obstrucción de las vías respiratorias.

“Empieza como una bronquitis crónica, inflamación de los bronquios, que implica tos prolongada, dificultad respiratoria que empeora con actividad leve, fatiga, infecciones respiratorias y sibilancias entre otras cosas”, detalló.

Santiago Córdova aseguró que el IMSS está encargado de brindar tratamientos farmacológicos específicos a los pacientes que presentan cuadros leves o moderados de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Algunos fármacos, expresó, son inhaladores que sirven para dilatar los bronquios y detienen el proceso inflamatorio, lo que permite una mejor expectoración.

En los casos de padecimientos avanzados con insuficiencia respiratoria, explicó el Coordinador Clínico, además de prescribirles medicamentos, se adiciona el uso de oxígeno, con lo que mejora la calidad de vida de las personas.

“El no exponerse a los cambios bruscos de temperatura, asegurarse de que nadie fume en casa o en los lugares donde se encuentre, además de reducir la contaminación atmosférica eliminando el humo de carbón, chimeneas y otros irritantes, ayuda a mantener controlada la enfermedad”, detalló.

Santiago Córdova reiteró la solicitud de hacer mayor conciencia de que el humo de tabaco, el humo de carbón y petróleo generan enfermedades directas sobre el pulmón e indirectas sobre el organismo; por lo que recomendó atender cualquier catarro o tos que dure más de 10 días, evitar la automedicación y acudir con el médico familiar.