(PRIMERA DE TRES PARTES)
–ENTREVISTADOR: Buen día, Jesús. Quiero preguntarte quién eres y por qué aceptaste esta entrevista.
–JESÚS: Me gustaría contar la historia de mi vida como Jesús. Yo soy Sananda Kumara. Este es mi nombre espiritual – mi nombre álmico. Cuando vine a la Tierra se me dio el nombre de Yeshua ben Joseph, pero los que me conocían en mi juventud me llamaban Emmanuel.
Les contaré muchas cosas que no están de acuerdo con la historia de mi vida, tál como se ha dicho en la Biblia. Algunas de estas correcciones se han publicado en mis Nuevas Escrituras, las cuales fueron transcritas por la actual escriba Kathryn, quien ha acordado tomar estos mensajes y presentarlos al mundo hasta que yo sea capaz de llegar a ustedes en persona.
Deseo traer exactitud y claridad sobre el mensaje que fue mi intención de traer al Planeta Tierra, y parece que ahora es un buen momento para hacerlo.
Vine a decirles de mi Amor (por) a Dios, de las maravillas de la Creación de Dios, y a enseñar que el Amor es lo que realmente importa en la vida, nada más.

–ENTREVISTADOR: ¿Cómo y cuándo fue tu nacimiento terrenal?
–JESÚS: Yo nací de mi madre María, en la primavera (no el 25 de diciembre).
Es cierto que ella era una mujer joven, y que se le dijo por el Arcángel Gabriella que iba a tener un hijo enviado directamente de Dios.
La energía del Primer Creador (Principal) fue el origen de la formación del cuerpo humano, el cuál fue creado en el vientre de mi madre, así que es cierto que el cuerpo del bebé no fue concebido de la manera habitual.
José, quien se convirtió en el verdadero padre del niño, era un buen hombre y de gran fe, y aceptó la responsabilidad por el cuidado de mí y los hijos que iban a venir más tarde a nuestra bendecida familia.

–ENTREVISTADOR: ¿Dónde naciste? ¿Tenías familia, amigos?
–JESÚS: No es verdad que yo naciera en un pesebre, o que mis padres fueran pobres.
Estábamos rodeados de familiares y amigos cercanos; vivíamos cómodamente y recibimos una buena educación.
Tuve un hermano, Jaime y una hermana Marta. Más tarde fue seguido por un hermano menor a quien llamábamos Simón.
También estaba rodeado de primos cercanos, tías y tíos que supervisaron nuestro crecimiento y el bienestar, y que se complacían con nuestra compañía.
Una de mis amigas más cercanas y compañera de colegio fue María Magdalena, y que fue el amor de mi vida desde nuestros primeros días.

–ENTREVISTADOR: ¿Cómo fue la formación de tu identidad?
–JESÚS: Bueno ahora, es importante para todos ustedes el saber sobre la formación de mi identidad, ya que les dirá mucho sobre el gran amor que Dios siente por la humanidad, y eso les dará una idea sobre el funcionamiento y los planes de la Compañía del Cielo.
La persona y la vida que han conocido como Jesucristo fue cuidadosamente planeada de antemano, con la previsión de que una vida así traería un enorme cambio y con la esperanza de una nueva comprensión del Verdadero Camino (las maneras) de Dios.
La intención fue la de elevar la conciencia de la población del Planeta Tierra, y que se encontraba sumida en la lucha contra la Oscuridad, casi abrumada por olas de Oscuros invasores los cuales encarnaban una y otra vez , monopolizando el poder y la riqueza en el Planeta, y que han continuado haciéndolo hasta el año pasado, cuando finalmente los Consejos Galácticos pudieron acudir en ayuda de la humanidad de una manera más directa.
En el momento en que llegué, hace 2000 años, fue con la intención de iniciar el proceso de Ascensión que iba a marcar el comienzo de la Nueva Era Dorada.
Sabíamos que era un difícil reto, y queríamos asegurar nuestro éxito mediante la creación de la situación que ofreciera la mejor oportunidad de éxito.

–ENTREVISTADOR: ¿Cómo se decidió el alma que vendría a ser Jesucristo en esta encarnación?
–JESÚS: Se decidió que iba a encarnar como el alma que se uniría con el bebé Yeshua, pero eso era una tarea demasiado difícil de lograr para un alma solitaria, por lo que se sugirió el crear una entidad más poderosa al unir fuerzas con otra alma, o tal vez otras dos almas para fusionarse y convertirse como uno en la vida.
Esta fue la creación que acordamos. Yo estaría en unión (acompañado) en el cuerpo de Yeshua por mi querido hermano y compañero Semilla Estelar, el que ustedes conocen como St. Germain, una antigua alma del linaje Kumara como yo.
Estuvimos unidos (acompañados) entonces por uno que es conocido por ustedes como El Morya, cuya identidad no ha sido revelada plenamente hasta el dia de hoy.
Nos sentiamos muy cómodos en nuestro Amor y Confianza el uno al otro ya que nos sentiamos seguros por el conocimiento de que no importaba lo que podría traer esta vida, podríamos manejarlo juntos.
Yo sería el » alma principal «, y tomaría la responsabilidad y ser el nombre por el que la persona de Jesús sería conocida.
Fue un gran alivio para mí saber que estaría tan apoyado.
Nuestra esperanza era traer Luz y Amor para todos.

–ENTREVISTADOR: ¿Qué hay de cierto que tuviste pareja en esta experiencia terrenal?
–JESÚS: También estaba previsto que María Magdalena iba a ser mi compañera de toda la vida y esposa, sería creada de nuestras tres llamas gemelas que compartirían el cuerpo de María.
Nuestro intenso amor y la atracción por el uno al otro como llamas gemelas permitirían el vínculo más fuerte posible, y proveer el equilibrio necesario para crear una pareja femenina igualmente poderosa, porque eso era importante para el Primer Creador (Principal), y con el acuerdo con los Consejos galácticos, que la energía femenina fuera también plenamente representada.

–ENTREVISTADOR: ¿Entonces todo fue planeado?
–JESÚS: Madre / Padre Dios, como los Creadores de esta Galaxia de la Vía Láctea, estaban íntimamente involucrados en cada paso del proyecto, y supervisaron el proyecto el cuál iba a traer de nuevo la conciencia de Cristo a su amada Madre Tierra y a su sufriente humanidad.
Así que ya ven, no hay coincidencias o accidentes en la planificación de los eventos que se eligieron a desarrollarse en el planeta.
Todo está cuidadosamente planeado, a pesar del libre albedrío en la tierra que no siempre permite la ejecución perfectamente predecible de nuestros planes. En este caso, tardó casi 2000 años para que nuestro plan cuidadosamente trazado llegara a buen término.

–ENTREVISTADOR: ¿Cómo fueron tu infancia y juventud?
–JESÚS: Mi infancia y educación fueron momentos felices, un tiempo de preparación y expansión, por lo que necesitaba acostumbrarme a la experiencia de cohabitar en un mismo cuerpo con otras dos inteligencias, pero lo hicimos simultáneamente entre sí, como siempre lo habíamos hecho, y María experimentó lo mismo.
Mi recuerdo de mis orígenes y mi misión no era completa al principio, pero se hizo más clara a medida que crecía. Estudié y viajé, pero siempre regresaba a mi familia y a mi María.

–ENTREVISTADOR: ¿Y tu vida en familia?
–JESÚS: Sentía tal Amor por mi familia y por mi amada María que nuestro destino juntos fue absolutamente claro. Nos casamos en una alegre celebración en el seno de nuestra familia en Nazaret, y comenzamos nuestra vida juntos dedicada a traer Luz y Verdad a nuestro mundo.
María me acompañó en muchos de mis viajes a otras ciudades, y nuestra casa se convirtió en un lugar de reunión para la conversación.

–ENTREVISTADOR: ¿Cómo fue tu enseñanza a la humanidad?
–JESÚS: Yo no pensaba de mí mismo como un maestro o académico. Yo simplemente compartía el profundo Amor que sentía por Dios y la humanidad.
Yo sabía del profundo respeto y el afecto de nuestro Primer Creador (Principal), nuestra Madre /Padre Dios y los Maestros Ascendidos que habían sido mis amigos y maestros por eones antes de mi viaje como Jesús.
Yo estaba absolutamente seguro de que la representación de Dios como un juez enojado y sancionador estaban totalmente equivocados. También sabía que no había infierno, no hay fuego y azufre, y no existe Satanás.

–ENTREVISTADOR: ¿Hubo mucha resistencia a tus enseñanzas?
–JESÚS: Quería llevar el mensaje de amor y perdón a todos los que me encontré, pero pronto empecé a sentir la intensidad de la reacción de algunos que estaban cerca de una posición de poder o influencia sobre los demás.
Su resistencia a mi historia de Amor era clara e insistente, y con la base en el miedo de perder algo que ellos sentían que no podían dejar de lado. Esta negatividad no se limitó a los líderes religiosos de mi propia fe, que no renunciaban fácilmente a su imagen de un Dios enojado y vengativo.
Más bien, cruzó las fronteras religiosas y filosóficas, y a veces venían de fuentes inesperadas.
Cuanto más compartía mi mensaje, más empecé a ver que la gente en cualquier posición de autoridad temían porque inspiraba la libertad personal y el pensamiento independiente de una manera que desafiaba todas las formas de control autoritario.

–ENTREVISTADOR: Lograste tener muchos discípulos. ¿Cómo lo hiciste?
–JESÚS: La gente comenzó a acudir a las reuniones cuando traje el poder del Primer Creador (Principal) para sanar a los enfermos, y los que se habían sentido despojados de la idea de llegar al final de una vida sin ningún tipo de esperanza y la comprensión de su lugar en el Universo, estaban fascinados y aliviados al escuchar mis afirmaciones de que sí, que hay un más allá, y que existe la posibilidad de la reencarnación, ¡y que Dios es Luz!
Si lo hice, hablar de mis propios recuerdos de la vida en dimensiones más elevadas, donde toda la vida se rige por las Leyes Universales, donde reina la paz y donde se puede aprender a crear con sus propios pensamientos e intenciones profundas.
Allí, el aprendizaje ocurre en las formas más amplias e ilimitadas, y los misterios del espacio y el tiempo son fáciles de entender.
Los ángeles en verdad son muy reales, y las almas pueden ser perdonadas por todas las transgresiones de la vida y ser ayudados a aprender un mayor nivel de comprensión, una mayor cercanía con Dios.
También me enseñaron que es nuestra responsabilidad como seres inteligentes el respetar y mantener a nuestra bendita y preciosa Madre Tierra, que provee todo y que nutre a todos sobre su pecho.

–ENTREVISTADOR: ¿Qué hay de la protección a la vida y la alimentación de los seres humanos?
–JESÚS: Los seres humanos, los animales, y todas las criaturas, las plantas y los lugares sagrados en su superficie merecen nuestra protección y respeto, porque son también la expresión de Dios, tanto como nosotros lo somos.
Yo no comía carne, tampoco animaba a la cría y sacrificio de los animales para cualquier tipo de alimento.
Con la atención a las particulares necesidades de las plantas nativas en el seco clima mediterráneo donde vivíamos, el cultivo de frutas y verduras proporcionaban una rica recompensa, suficiente para todos.

–ENTREVISTADOR: ¿Cómo un mensaje de paz y amor pudo provocar enojo en los líderes de aquella época?
–JESÚS: Por supuesto, esto produjo un conflicto directo con los conquistadores romanos cuya civilización, con todas sus ventajas culturales, estaba firmemente fundada en la guerra y la conquista.
Por lo tanto, mi mensaje de amor, mientras que elevó la esperanza y consoló a muchos, me puso en desacuerdo con las autoridades de la región.

–ENTREVISTADOR: ¿Y tus escritos, no fueron puestos en las actuales Escrituras?
–JESÚS: Mis amigos y estudiantes, a su vez enseñaban el mensaje del Amor de Dios por dondequiera que iban. De vez en cuando tomaron notas, y María Magdalena registraba algunas de nuestras enseñanzas de una manera más formal en su elegante y claro lenguaje.
Estos escritos han sido en su mayoría ocultados, revisados, o re-traducidos para presentar una perspectiva completamente diferente -una que engendra miedo, deseo, y los sentimientos de derecho y reclamación.
Madre Tierra fue descrita como una fuerza a ser conquistada, y el Amor de Dios estaba a la sombra del desprecio y la arrogancia.
Nuestro arameo (lengua) simple y directa fue torcida en parábolas densas y retorcidas.
Me gustaba el uso de parábolas para llegar a un punto, pero dónde y cuando fui citado, mis explicaciones y ejemplos que di quedarían eliminados, y el resultado se convirtió en turbio (oscuro) y contradictorio.
Esta es mi razón para dar estos mensajes al mundo en este tiempo:
para ayudar a aquellos que sentían la verdad de mi mensaje de encontrar su camino de regreso al simple placer de saber quién eres, de dónde vienes, y de lo que se trata realmente la vida.
En todo el Universo la vida prospera. No estamos solos, ni somos la civilización más avanzada. Lejos de ello.
Nuestros Hermanos y Hermanas de las Estrellas están aquí en los cielos por encima vuestro, esperando pacientemente a ser de ayuda en la tarea más importante en que un ser puede tomar parte – la Ascensión de toda la población del planeta.

(CONTINUARÁ)