El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sonora dio a conocer que es la leucemia la enfermedad número uno en causas de muerte por enfermedad en menores, mientras que en los neonatos es la prematures y las alteraciones congénitas la primera causa en los índices de mortalidad.

La oncóloga pediatra del Hospital General Regional (HGR) No.1 del IMSS, Lizette Bojórquez Steffani, resaltó que, en el caso de infantes y hasta adolescentes, la importancia del diagnóstico temprano y oportuno permite mejorar las condiciones de tratamiento, por lo tanto, un índice de sobrevida más alto.

“En el caso de los niños en tratamiento, para que un paciente muera durante la quimioterapia, es regularmente por causa de infecciones, ya que su organismo se queda indefenso, o también puede ser por el sangrado que podría presentarse, por ello la terapia transfusional es muy importante para ellos”, explicó.

La especialista destacó que la enfermedad no es muy frecuente, sin embargo, si es la que más muertes produce en los niños, debido a que tiene un comportamiento biológico diferente al del adulto, “el del menor es una situación genética, mientras que en el adulto suele ser por exposición al tabaco, infecciones o un ambiente químico externo”.

Bojórquez Steffani señaló que los síntomas pueden ser tan variados o vagos que puede ser difícil de detectar, sin embargo, deben los padres de familia considerar acudir al médico y evitar la automedicación, ya que un diagnóstico adecuado y a tiempo puede ser la diferencia entre la vida y la muerte.

“El tipo de Leucemia más frecuente en niños es la aguda y se caracteriza por fiebre constante, que no cede al tratamiento antibiótico, no tiene una remisión durante las primeras dos semanas, además de que no tiene un foco de infección claro , dolor en huesos, moretones sin causa aparente, sangre por la nariz y la inflamación de ganglios son algunos signos de alerta”, puntualizó. Finalmente, detalló que la edad con mayor número de registros en el IMSS es de los tres a cinco años, aunque mencionó que el recién nacido podría sufrir también este mal, por lo que recordó que se encuentra en tratamiento un pequeño de apenas siete meses de edad quien recibe tratamiento contra esta enfermedad.