Escuela Fernando F. Dworak, en el momento que inició su destrucción. (Tomado de Vertiente/Crónicas para la historia)

Por Francisco Angulo Albestrain/INFOSUR DE SONORA

Padres de familia que hasta el pasado ciclo escolar tuvieron sus hijos inscritos en la escuela primaria “Fernando F. Dworak” en Ciudad obregón dijeron sentirse decepcionados y engañados por la autoridad estatal, pues una vez que esta fue demolida, al parecer ya no será reconstruida dentro del paquete de planteles que están siendo erigidos para dar servicio en el comienzo del nuevo ciclo escolar 2019-2020, ni del siguiente.

“La Dworak” –dijeron— “era una escuela de tiempo completo, algo que nos ayudaba mucho en cuanto a que muchos trabajamos en instituciones de gobierno que funcionan hasta las 2:30 ó 3:00 de la tarde, y como quiera, nos esperaban a que llegáramos por ellos, además que había mucha empatía por parte de los maestros y la misma dirección; había muy buenos maestros que fueron reubicados”.

Incluso, comentan que se ha venido diciendo que el terreno en el que estaba la escuela, por su ubicación estratégica, podría ser del interés del gobierno del estado, pues posee un gran valor comercial, y temen que se le vaya a dar un uso completamente distinto al original.

Cabe mencionar que la comunidad escolar de ese plantel fue reubicada en el turno matutino de la escuela aledaña, la “Jesús Aguirre Durán”, sin embargo, de acuerdo con el decir de los padres de familia, esto no fue visto con buenos ojos por los padres de familia de la “Aguirre”, ni por algunos maestros, que al parecer se sintieron invadidos y mostraron hostilidad ante los nuevos inquilinos del edificio, que en un tiempo llegó a ser llamado escuela “Fernando F. Dworak número 2”, y esperaban su reconstrucción para poder regresar sus hijos a la “Dworak”.

De acuerdo con archivos periodísticos, la escuela “Fernando F. Dworak” se construyó entre 1944 y 1946, y junto con la “Carlos M. Calleja”, edificada en la década de 1930, fue de los planteles de mayor tradición en Cajeme, por la que pasaron muchas generaciones de cajemenses.

Incluso, se dice que en 2010 se construyó en la parte frontal del plantel, enterrada, una cápsula del tiempo, con artículos que los estudiantes llevaron y que sería descubierta 50 años después, en 1960, la cual al parecer fue violentada, al igual que la placa metálica situada en la entrada del edificio, y que daba fe de la época de su fundación.

Las Crónicas

Como lo escribiera puntualmente el amigo Bernardo Elenes Habas, en sus Crónicas para la historia del 25 de julio de2018 y lo reprodujera en las del día 3 de abril de 2019:

“Yo estuve ahí, como testigo de la forma en que se borraba parte del rostro histórico de la ciudad, edificio que se hacía imprescindible derrumbar (justificaba el Gobierno del Estado), por los daños estructurales que sufrió, junto con –curiosamente- otras escuelas, debido a los sismos del 19 de enero y 29 de marzo de 2018, que sacudieron levemente el pecho del Valle del Yaqui.

Me han informado, aunque no oficialmente, que el alma de la vieja escuela Dworak no será rescatada de entre los escombros y el amplio llano en que fue convertido su espacio solariego, para reconstruirla con nuevos materiales. Dejará, pues, de existir definitivamente.”

Un buen fin Ojalá que, de no ser reconstruida la escuela, por lo menos pueda edificarse en su lugar, como también manifiesta Elenes Habas acerca de esa posibilidad, un museo en el que se plasme la historia del municipio y del sur de Sonora, y en el que queden también, para ser conocidos por las nuevas generaciones, los testimonios de cómo fueron derruidos los viejos planteles escolares de la localidad.