El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sonora, reitera la importancia de mantener hidratados a las y los adultos mayores de 60 años de edad, ya que la falta de líquido en su organismo puede acelerar un golpe de calor o incluso provocar fallas renales.

El coordinador Clínico de Educación e Investigación en Salud del Hospital General de Zona (HGZ) número 2 en Hermosillo, Jorge Luis Santiago Córdova, explicó que las personas de la tercera edad tienen cambios fisiológicos, metabólicos, estructurales y anatómicos que hacen que sus requerimientos tanto nutricionales como de hidratación, vayan cambiando.

“Un adulto mayor deshidratado puede desarrollar insuficiencia renal aguda y es más susceptible a sufrir un golpe de calor o presentar a reacciones adversas a medicamentos que un adulto mayor hidratado, además la piel se torna seca, vulnerable y son más susceptibles a lesiones cutáneas como úlceras que pueden llegar a infectarse”, comentó.

El médico internista indicó que incluso los medicamentos actúan de manera diferente en adultos mayores, por ello no se deben suministrar los mismos fármacos que se recetan a pacientes de menores edades, ya que corren riesgos de daños renales o hepáticos.

“El adulto mayor tiene una especial atención porque el funcionamiento de sus riñones, hígado y sistema nervioso central, requiere un estado de hidratación y equilibrio óptimo, en el cual, el hecho mantener el organismo bien hidratado, junto con la sangre, evita efectos adversos en la salud que los pueda llevar a padecer alguna enfermedad grave”, señaló. Comentó que al haber menor cantidad de líquido en la circulación sanguínea y presión arterial, implica una disminución de la cantidad de sangre en las venas y arterias, lo que predispone una hipotensión, que produce mareo, vértigo, desmayo y dolor de cabeza.