Bernardo Elenes Habas

ABRIL

Abril es como el río

que recorre tu cuerpo.

Su pentagrama

líquido,

matizado de asombros,

acumula tus voces,

tus sueños,

tus vivencias.

Abril te pertenece

con su luz mañanera,

es el sol que ilumina

tus raíces antiguas,

tu oleaje eternizado,

donde cada mañana

arroja hasta mis playas

la flor de tu recuerdo…

Abril está en mis manos

cuando toco tu pelo,

cuando vibro en tu sangre,

cuando tu voz sencilla

sube por las laderas,

llega a las recias cumbres

del Maso Koba altivo,

con su oración de tierra

para pedirle a Dios,

lluvia, vientos, relámpagos,

floración de semillas,

misterio de la vida…

Abril te pertenece, porque nació contigo…