Bernardo Elenes Habas

La gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, viene demostrando responsabilidad en la salvaguarda de los sonorenses, ante la pandemia del coronavirus.

Las familias reconocen esa capacidad de respuesta, amparados en testimonios que establecen como en Sonora se declaró la emergencia sanitaria, cuando se registró el primer caso de la enfermedad, hace un mes.

Y, la entidad fue, también, la primera en otorgar créditos a pequeñas y medianas empresas, productores agroalimentarios, y apoyos en el pago de impuestos, cuando otros estados apenas analizaban esas circunstancias, y el Gobierno Federal creaba incertidumbre obligando a que giros no esenciales cerraran sus puertas, obedeciendo la consigna de no despedir empleados y sí cubrir sus nóminas, pagar impuestos y servicios, como si se vivieran tiempos normales.

Incluso, usuarios domésticos y propietarios de micro y pequeñas empresas, solicitaron a Manuel Bartlett, se aplazaran los pagos por el suministro de energía eléctrica a la CFE, pero, quienes tenían la obligación de analizar esta propuesta, sin miramientos y en forma tajante dieron un no cruel.

La visión y sensibilidad de mujer y madre de familia de Claudia, le ha permitido llevar su preocupación por los sonorenses al terreno de los hechos en tiempos de emergencia, incluyendo un intenso programa alimentario para familias más vulnerables.

Todo lo anterior, sin descuidar la atención y mejoramiento de hospitales, equipamiento indispensable para la atención de pacientes y manteniendo la protección de los trabajadores del sistema de salud dependientes del Gobierno del Estado.

“Todas estas acciones siempre han sido tomadas con la convicción de que tú y los tuyos son lo más importante, y aunque hemos tenido dolorosos decesos, las medidas emprendidas nos han permitido estar casi un 40 por ciento por debajo de la proyección de casos estimados para esta fecha”, explicó la gobernadora en un video transmitido el domingo 19.

La gobernadora Pavlovich, llamó con vehemencia a no bajar la guardia, a quedarse en casa manteniendo el distanciamiento social ante la contingencia sanitaria.

“Estimadas y estimados sonorenses: en esta tierra somos de carácter y no nos intimidan las adversidades, lo hemos demostrado en el pasado y lo habremos de demostrar de nuevo; por favor no bajes la guardia, no te confíes, quédate en casa, esta batalla la ganaremos con firmeza, con decisión, con disciplina, sin rendirnos y con profunda fe”, dijo.

Y, por supuesto, es necesario redoblar prevenciones, porque la situación más grave de la pandemia apenas comienza. Se está demostrando en Sonora, que aunque se encuentra por debajo de la proyección de casos con referencia a otras entidades, es evidente que comienzan a incrementarse los contagios locales, como lo informó el Secretario de Salud, Enrique Claussen Iberri, haciendo referencia a 19 enfermos, entre ellos una niña de 8 años, estos en los municipios de Hermosillo, Cajeme, Huatabampo y Nogales.

Se viven, pues, tiempos de lumbre, cuando la inteligencia, el sentido de supervivencia dicta proteger a la familia, para cruzar con bien la tormenta.

Pero esas señales no están siendo interpretadas aún, por mucha gente, sobre todo grupos políticos que muestran sus apetitos feroces y aprovechan tan graves circunstancias buscando llevar agua a sus molinos, sobre todo en los mal llamados segmentos de izquierda, donde cada quien, desde los más encumbrados hasta los más desconocidos, hacen su lucha, denostando, golpeando arteramente a supuestos enemigos, incluyendo a los de sus propios partidos, como se demuestra en redes sociales. Le saludo, lector.