Bernardo Elenes Habas

INVIERNO…

Cuando llegue el invierno

con sus ráfagas frías,

su aroma de nostalgia,

sus caminos inciertos,

voy a estar esperando

detrás de la montaña,

a la orilla del río,

para llenar mis manos,

mis ojos y mi vida,

con tu fe mañanera,

tu canción de gorriones,

tu luz de primavera.

Cuando llegue el invierno

con rumor de campanas,

con lluvia taciturna

-corazón de guitarra-,

haré recuento exacto

de mis viejas historias,

mis poemas sencillos,

mi magia solitaria,

para que el viento, el frío,

el cintilar de estrellas,

las fogatas lejanas

alumbren las veredas,

las rutas de mi alma…

Cuando llegue el invierno

y el tiempo se diluya

en el sol de mi vida,

voy a estar esperando

tus palabras de niña,

tus preguntas eternas,

tu amor sin condiciones,

tu risa cantarina,

que serán mi equipaje,

mi boleto de ida,

satisfecho, sin duda,

por la misión cumplida…

Cuando llegue el invierno

con sus ráfagas frías,

su aroma de nostalgia,

sus caminos inciertos,

voy a estar esperando

detrás de la montaña,

a la orilla del río,

para llenar mis manos,

mis ojos y mi vida,

con tu fe mañanera,

tu canción de gorriones,

tu fe de primavera… Cuando llegue el invierno…