Bernardo Elenes Habas

NO TENGO MÁS ARMAS QUE MIS CANTOS

De pronto, me doy cuenta,
que no tengo más armas
que mis cantos.

Que se me ha gastado
el corazón
en construir guitarras,
como barcas
que marchan de mis manos.

No tengo más armas
que la palabra amor
con que me enfrento
al mundo.

La palabra justicia,
con que forjo sólidos
arpones;
la palabra paz,
que se convierte
en pedernal
para encender mis iras.

Así caminaré la tierra,
navegaré la mar,
olfateando las huellas
de la historia,
cuya garganta arroja
recio olor a sangre,
anunciando un nuevo ser,
uniformado de hombre…