Bernardo Elenes Habas
Con sus 63 años de historia al servicio de la educación de muchas generaciones de cajemenses, cayó ayer, 11 de julio, el edificio de la escuela primaria Recursos Hidráulicos, ubicado en las calles 20 de Noviembre y Torreón, de la colonia Cumuripa de Ciudad Obregón.
El plantel, con más de 18 aulas, fue construido en 1955, para atender las necesidades de educación demandada por las familias trasladadas desde el poblado de Cumuripa a Ciudad Obregón, como consecuencia de la construcción de la presa Álvaro Obregón, también conocida por “Oviáchic” (difícil, trabajoso, en el dialecto yaqui).
El poblado de Cumuripa, con sus casas solariegas, su iglesia tradicional, su panteón y sus recuerdos, fue sepultado por el agua del río Yaqui, en el espacio que se convirtió en vaso de tan importante obra de ingeniería hidráulica, cuyo proceso inició en marzo de 1947, concluyendo en 1952, año en que fue inaugurada en el mes de octubre.
El gobierno federal edificó viviendas en la parte oriente de Ciudad Obregón, formando la colonia Cumuripa, hasta donde llegaron con su memoria colectiva y sus nobles tradiciones rurales en sus alforjas, familias que pronto se adaptaron a las costumbres citadinas que, ciertamente, también eran apegadas a la naturaleza porque en su mayoría sus habitantes tenían y tienen raíces campesinas y como actividad primaria la agricultura.

Estragos de los sismos
Como consecuencia de los más recientes sismos resentidos en Cajeme (19 de enero de 2018, con magnitud de 6.3, y 29 de marzo del mismo año, 5.5), los planteles más antiguos de la ciudad resultaron dañados en su estructura, aunque aparentemente no presentaban estragos.
La gobernadora Claudia Pavlovich atendió la asesoría de sus técnicos y ordenó, a través de la Secretaría de Educación y Cultura (SEC), que el Instituto Sonorense de Infraestructura Educativa (ISIE), procediera a la toma de muestras de varias escuelas y otros edificios, mismas que fueron enviadas a un laboratorio especializado de la Ciudad de México, donde los estudios determinaron que 10 planteles de Cajeme, incluyendo a otros ubicados en comunidades de la región sur, están prácticamente imposibilitados para operar durante el próximo ciclo escolar, representando en sí, un peligro latente para más de 3 mil alumnos y 150 académicos.
En ese sentido, el alcalde Faustino Félix Chávez apoyó la iniciativa de rehabilitar los edificios escolares, a pesar de que tomará meses esa labor, porque, dijo con responsabilidad, que la integridad de los estudiantes es prioritaria.

Inician demoliciones
Y la mañana del miércoles 11 de julio, las terribles demoliciones anunciadas que afectarán al menos 10 planteles de Cajeme, dieron inicio en la emblemática escuela primaria Recursos Hidráulicos, cuyos 63 años de vida comenzaron a tambalearse como gigante herido, ante los golpes de maquinaria pesada derrumbando aulas que guardaban, aún, las voces y el recuerdo de niños de ayer y de ahora que se perdían entre el polvo de la destrucción…
-En algunos casos las demoliciones serán parciales –comenta el ingeniero Luis Enrique Valenzuela Alapizco, funcionario de ISIE que coordina las tareas, con el cronista.
Explica, también, que entran en ese proceso de rehabilitación las secundarias José Rafael Campoy de la ciudad, y Manuel Robles Tovar, de la comisaría de Esperanza; asimismo, primarias como la Ruffo E. Vitela, Fernando F. Dworak, Carlos M. Calleja, Presidente Alemán y tres de Pueblo Yaqui.
Se trata –dijo- de edificios sin una cimentación adecuada, sino tradicional a la usanza de hace 60, 70 y más años, realizada con piedra, convirtiéndose en presa de los sacudimientos telúricos, provocándoles cuarteaduras que repercutieron en columnas, paredes y techos, aunque no fueran visibles, lo que arroja el inminente peligro de derrumbe repentino, más si se presentan nuevos temblores.
Indicó que en algunos planteles existen espacios que fueron construidos recientemente, bajo las condiciones de seguridad en sus cimientos y castillos, capacitados para soportar sacudimientos; esas áreas no serán destruidas.

Alumnos toman fotos
Los primeros pasos que se dan en las escuelas programadas, es el desmantelamiento de equipos de refrigeración, ventanales, puertas, mobiliario, archivos, en un proceso riguroso de inventario, poniendo a salvo dichos enseres.
Así sucedió en la Recursos Hidráulicos y acontece en la Secundaria José Rafael Campoy, misma que tiene 83 años de creada.
En la Campoy, mientras imprimo fotografías, me comentan los trabajadores que proceden a retirar cristales, marcos de ventanas, puertas, ductos, cableado de las naves de aulas más antiguas, que constantemente llegan alumnos jóvenes y personas adultas a tomar fotos y videos de lo que llaman “mi escuela, donde estudié y desperté a la vida”.
Realizo un recorrido por sus pasillos. Recuerdo a maestros legendarios como el Profe José Leovigildo Guerra Aguiluz, a Leonardo Corona, Joaquín Coboj, Erasto Jiménez, Magdalena Spíndola, Conchita Valencia, Manuel García, Tiburcio Reyes, Felisa de Reyes, Tacho Reyna, Juan y Pablo Mariscal, Pablo Barajas, José Gabriel Villegas, María Mendívil…
Muchas generaciones de cajemenses pasaron por las aulas de la antigua escuela, que dentro de algunos días deberán sucumbir en algunas de sus secciones con todos sus recuerdos cargados de júbilo, de amores y desamores, de dramas que parecían definitivos, de esperanzas construyendo puentes hacia el futuro, que muchos alcanzaron y otros no…